Otra complicación judicial para Lázaro Báez.

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación determinó que la causa en la que Cristina Kirchner y el empresario Lázaro Báez fueron procesados por asociación ilícita y defraudación al Estado por el direccionamiento de la obra pública no sea juzgada junto a la “la ruta del dinero K”.

La decisión fue votada por los jueces Mariano Hernán Borinsky (presidente), Gustavo M. Hornos y Ana María Figueroa. El planteo sostiene que es la mejor manera para lograr en ambos casos “celeridad en los juicios orales y públicos contra los acusados”.

La causa de Vialidad, que investiga a la expresidenta, estudia los contratos para construir rutas que favorecieron a Báez y constituyeron el 80% de las obras públicas de Santa Cruz.

En la causa que también se conoce como “la Rosadita”, Báez está investigado por sacar del país US$60 millones y lavar al menos la mitad mediante operaciones en el exterior.

Uno de los argumentos de los magistrados es que la causa de las rutas ya es conexa con Los Sauces y Hotesur, por lo que no correspondería sumarle un nuevo expediente, que haría inmanejable el juicio oral por la cantidad de hechos y de imputados.