La segunda jornada de discusión en torno a la despenalización del aborto tuvo ausencias significativas en la Cámara de Diputados: el 54,68 % de los legisladores faltó al plenario.

Según se pudo saber, de las 128 sillas habilitadas para los diputados, 70 estuvieron vacías, es decir, el 54,58 por ciento. De esta forma, más de la mitad de los legisladores no presenció la exposición de intelectuales, médicos, dirigentes políticos y escritores a favor y en contra de legalizar la interrupción del embarazo hasta la semana 14.

En la Comisión de Legislación General hubo 17 ausentes y 14 presentes. Por su parte, en la Penal, el faltazo fue aún mayor: 22 ausentes y tan solo 9 presentes.

A su vez, en la Comisión de Familia, fueron 21 los diputados que se acercaron hasta el Congreso aunque diez no lo hicieron. En la de Salud la situación no fue muy diferente: 21 ausentes y 14 presentes.

En la sede se pudo observar la gran cantidad de asientos sin ocupar producto del faltazo generalizado de diputados al plenario que fue coordinado por el presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky (PRO), junto a los titulares de Salud, a cargo de Carmen Polledo (PRO); de Familia, Alejandra Martínez (UCR-Jujuy) y de Legislación Penal, que encabeza Gabriela Burgos (UCR-Jujuy).

Tal como ocurrió el martes último, en el primer tramo del plenario expusieron los especialistas a favor de esta propuesta, que defienden principalmente la iniciativa impulsada principalmente por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, mientras que por la tarde lo hicieron aquellos que rechazan la iniciativa para despenalizar el aborto. En rigor, hubo muchos menos oídos que la semana anterior.