San Lorenzo no jugó un gran partido, pero ganó bien, aunque habrá que agregar que el gol, ese que le dio la victoria por 1-0 ante el Atlético Mineiro de Brasil, debió ser anulado porque Gabriel Gudiño, el autor, estaba en clara posición adelantada cuando se inició la jugada.

Poco le importa a San Lorenzo la ubicación de Gudiño, lo importante es que consiguió los dos objetivos con los cuales salió a la cancha, además del de ganar, que el Mineiro no le convirtiera, con vistas a la revancha que tendrá lugar el martes 8 de mayo.

San Lorenzo tuvo como principal argumento para justificar la victoria su actitud, y algunas individualidades, como las de Gudiño, el chileno Paulo Díaz, iniciadores de casi todas las jugadas de ataque por derecha; el paraguayo Robert Piris da Motta, y en menor medida Rubén Botta.