Sea por los ataques de tiburones, medusas o cocodrilos registrados a lo largo de los años, por las fuertes corrientes que implican darse un chapuzón con mucho cuidado y cerca de la orilla, o la contaminación, hay muchas playas que integran la lista de “las más peligrosas del mundo”.

Acá, algunas de ellas: habrá que conformarse con sacar una linda foto, pero no acercarse demasiado al agua.

Playa Smyrna, Florida (Estados Unidos)

Una playa bonita, muy atractiva y famosa porque cada vez hay más ataques de tiburones. Incluso, se la conoce como “la capital mundial de ataques de tiburón”.

Isla Reunión (Francia)

En el océano Índico, la isla tiene un historial de ataques de tiburones.

Muchos de ellos fatales.

Pese a esto, la gente llega por sus preciosos arrecifes de coral, volcanes y ballenas. Antes de 2011 había 12 escuelas de surf, pero hoy solo queda 1. Es que en los últimos 5 años se registraron 20 ataques mortales de tiburón a los surfistas.

Entre las razones del incremento en los ataques, hay quienes sostienen que se debe a la creación de una reserva marina: la población de tiburones se incrementó tanto que no les alcanza el alimento de la zona y por eso se acercan a la orilla.

Brevard County, Florida (Estados Unidos)

​Es famosa por sus fuertes corrientes. Con 10 muertos en 2013, dicen que aquí las corrientes arrastran hasta a los más expertos nadadores.

Chowpatty Beach (India)

No hay tiburones ni especies peligrosas. El problema de esta playa está en los residuos que implican un riesgo para la salud. Pese a ello, mucha gente se baña en sus aguas durante las celebraciones en honor a Ganesh Chaturthi

Kilauea, Hawaii (Estados Unidos)

La lava del volcán Kilauea fluye peligrosamente hacia el océano desde hace 25 años. Por esa razón desaconsejan nadar en estas aguas.

Atolón Bikini, Islas Marshall (Micronesia)

Entre 1946 y 1953, esta zona fue evacuada por el gobierno de Estados Unidos para realizar pruebas de armas nucleares.

Lo cierto es que no hay animales que pongan en peligro al ser humano que quiera bañarse: lo peligroso de estas islas es la contaminación radioactiva residual que afecta el ambiente. En 1997 el sitio fue declarado seguro y libre de radiación, pero muchos no se atreven a poner un pie.

Costa Norte de Oahu, Hawai (Estados Unidos)

Ya no se trata de un problema de lava sino de tiburones: en esta parte de Hawaii abundan el tiburón tigre y el tiburón de Galápagos.

Isla Long Beach, New Jersey (Estados Unidos)

En estas aguas está el tiburón blanco, uno de los más peligrosos del mundo. Mejor no alejarse de la orilla.

West End, Isla Gran Bahama (Bahamas)

Dicen que sus aguas concentran una de las mayores cantidades de tiburones, incluyendo el tiburón tigre.

Si bien no se notificaron muchos ataques, no deja de ser un lugar donde hay que tener cuidado.

Isla Fraser (Australia)

Medusas venenosas y tiburones de gran tamaño hacen que estas playas, cerca de Brisbane, Queensland, figuren entre las más peligrosas.

Y fuera del agua no se termina el peligro: hay serpientes y arañas que suman una razón más para rumbear hacia otros lugares.

Gansbaai (Sudáfrica)

Es una playa en la que está prohibido bañarse. Las aguas de sus costa están plagadas de tiburones blancos que llegan en busca de las focas que se concentran en una gran colonia.

FILE – In this Thursday, Aug. 11, 2016, file photo, the fin of a great white shark is seen swimming a past research boat in the waters off Gansbaai, South Africa. Olympic champion Michael Phelps lost to a simulated shark in the Discovery Channel’s Shark Week special “Phelps vs. Shark: Great Gold vs. Great White,” which aired July 23, 2017. (AP Photo/Schalk van Zuydam, File)
Un tiburón blanco nadando en Gansbaai, Sudáfrica.

Los únicos que se meten son los aventureros que pagan por tener una experiencia cercana (y terrorífica) para ver un tiburón en plena acción: se meten en jaulas, los ven de cerca y no corren peligro de ser devorados de un gran bocado.

Zipolite (México)

Queda en el sur del país, sobre el Pacífico y en la región de Oaxaca. No hay tiburones ni animales venenosos, pero tiene corrientes muy fuertes. Por eso se aconseja no adentrarse demasiado. Incluso, su nombre significa “La playa de los muertos”.

Recife (Brasil)

​ Hay tiburones toro. Desde 1992 hasta ahora se registraron 50 ataques. Incluso hay carteles que alertan sobre el peligro de nadar en sus aguas. Dicen que entre las razones del incremento de estos hechos está relacionado con la pesca descontrolada y la destrucción del ecosistema.

Repulse Bay (Hong Kong)

​ Con ese nombre, qué otra cosa se puede esperar.

Ubicada en el distrito sur de la ciudad, en una zona conocida por sus departamentos de lujo y ambiente relajado, la playa, sin embargo no es para meterse. O al menos, hay que pensarlo dos veces ya que tiene una gran cantidad de desechos en el mar.

Alter do Chão (Brasil)

Es una playa fluvial en la región de Pará. Tiene playas de arena blanca, pero en el río Amazonas suele haber pirañas por lo que no es bueno bañarse ni meter la mano en el agua.

Cable Beach (Australia)

​En el oeste de Australia, Cable Beach tiene 22 kilómetros de arena blanca bañada por aguas soñadas, color azul y turquesa.

Por la postal que regala a la vista podría ser el destino de vacaciones perfecto.

Pero hay cocodrilos de hasta 4 metros nadando por la zona. Mejor mantenerse alejado y dedicarse a sacar fotos fuera del agua.

Virginia Beach (Estados Unidos)

No es el lugar adecuando para echarse una siestita arrullado por el mar: hay zorros salvajes en la zona.