La autopsia a la periodista Debóra Pérez Volpin ratificó que sufrió una perforación en el esófago con entrada de aire, lo que la llevó a la muerte. La información surge del informe final del estudio al cuerpo de la periodista, del que trascendieron datos antes de la presentación final del documento.

El estudio de anatomía patológica que le hicieron al cadáver confirmó que hubo una lesión, a cinco centímetros del hueso hioides, durante la endoscopía a la que se sometió el pasado 6 de febrero en el sanatorio La Trinidad de Palermo.

El aire del endoscopio provocó un enfisema subcutáneo a través de esta perforación, lo que provocó el paso del aire tanto en los tejidos subcutáneos como en el tórax y la cavidad peritoneal, consigna Clarín. En relación a la causa la investigación pasó al juez Carlos Bruniard, tras las renuncia al caso de Gabriel Ghirlanda, el magistrado que estuvo inicialmente a cargo del expediente, y que fue muy cuestionado por la familia de la periodista por la falta de avances.

La información de la autopsia ratifica los datos a los que había llegado el Cuerpo Médico Forense en febrero pasado, cuando determinaron que el cuerpo periodista tenía cortes y perforaciones en el esófago y lesiones en el estómago. En esa oportunidad los forenses detectaron “perforación de esófago con insuflación, neumotórax y perforación de estómago”.

La familia de la legisladora porteña dará detalles de la investigación en conferencia de prensa, en la que se prevé que se informe sobre el informe final de la autopsia, que será firmado por todos los peritos. El abogado de la querella Diego Pirota apunta a la anestesista Nélida de la Puente, ya que cree que la médica “no eligió el mecanismo aconsejado de reanimación, al momento de desatarse la crisis”.

Pirota recordó que todavía debían declarar 21 testigos, que no habían sido citados por Ghirlanda. Entre ellos están la jefa, la subjefa y la técnica anestesista del quirófano de La Trinidad, además de cinco instrumentadores que estaban en el lugar y que asistieron al equipo médico durante las maniobras para reanimar a la periodista.

La conductora de Arriba Argentinos murió el pasado 6 de febrero en la Trinidad de Palermo mientras le realizaban una endoscopía, estudio que le habían ordenado hacer después de que se presentara en el sanatorio por sufrir dolor abdominal. Por esta causa son investigados el endoscopista Diego Bialolenkier y la anestesista De la Puente.