Así se retiraba GIoja ayer por la noche

La crisis del peronismo tendrá otro episodio más a partir de hoy. Por la mañana, José Luis Gioja apelará la decisión de la jueza federal María Servini de intervenir al Partido Justicialista y poner como titular al dirigente sindical Luis Barrionuevo.

El diputado, de esta manera, volverá a la carga en la Justicia. Ayer, al conocerse la medida judicial, fue junto al juzgado pero ya estaba cerrado. Lo que siguió a partir de ahí fue un escándalo: denuncias cruzadas, la policía blindando el edificio y una orden de desalojo. Por eso, Gioja confirmó que a partir de las 7.30 estará en los tribunales para hacer la apelación.

Mientras tanto, la tensión que se vivió en el edificio de la calle Matheu 130, de la Ciudad de Buenos Aires durante buena parte del día, marcó un día de furia dentro del Justicialismo. Gioja estuvo varias horas adentro, sin retirarse, hasta que se fue minutos antes de que la Policía Federal desalojara el lugar, por orden del juez Marcelo Martínez Di Giorgi, cerca de las 22hs.

Leer más:

Tensión en el PJ: Gioja se atrincheró en la sede y la policía impide el ingreso de militantes

José Luis Gioja salió a la puerta de la sede y negó que hubiera estado encerrado. “No estamos atrincherados”, gritó, rodeado de los militantes y en medio de los empujones. Luego volvió a entrar y, una hora después, se retiró. “Les pido disculpas por la situación. Lo que hace la policía no es lo mejor, entiendo que cumplen su tarea, me da mucha pena lo que está pasando”, afirmó y subrayó que recibió “la solidaridad de todos los justicialistas del país”.

Horas antes, el líder de los gastronómicos se presentó en la comisaría 6ta. y denunció que el diputado estaba en su oficina y no quería salir para cederle la conducción del partido. Según constató la policía, Gioja no abandonaba el lugar, por lo que la jueza pidió a los efectivos que impidan que nuevas personas entraran. Por eso, el dirigente estaba en una disyuntiva: si se iba no podía volver a entrar, por eso se demoró su salida.

Durante la tarde, y pese al operativo de seguridad, manifestantes intentaron ingresar por la fuerza. Algunos lo lograron pero otros fueron alcanzados por los policías. Finalmente, alrededor de las 19, la Infantería logró controlar el caos.

La bola de nieve que continuará girando hoy empezó el martes, temprano, cuando Servini aceptó la medida cautelar solicitada por los sindicalistas Carlos Acuña (estaciones de servicio) y Oscar Rojas (maestranza), que habían pedido que se declara la situación como “estado de acefalía” en el PJ. La jueza dictó la intervención y nombró a Barrionuevo como cabeza para “producir los actos necesarios tendientes a la normalización partidaria”.

Ahora, con la apelación de Gioja, se abrirá un nuevo capítulo en la interna del Partido Justicialista. Solo resta ver si la Justicia avala el pedido del diputado o, de lo contrario, el gremialista logra ser el interventor.