El bebé se encuentra en buen estado de slud

Una bebé recién nacida fue rescatada en medio de una fuerte tormenta por una mujer que paseaba su perro en Port Elizabeth, Sudáfrica.

A Charmaine Keevy le llamó la atención que su perro no paraba de ladrar cuando se paró delante de una alcantarilla. Al mirar, observó a una beba que lloraba en el desagüe.
Pese a sus pedidos de auxilio, pasaron algunos minutos hasta que un hombre se detuvo y la ayudó a levantar la tapa de la alcantarilla.

“El agujero era muy estrecho, tanto que tuve que ponerme de rodillas para alcanzar a la bebé. Las hormigas rojas me estaban picando las piernas, pero sentí su pierna y la vi. Me di cuenta de que estaba en la escena de un crimen, así que hice una fotografía. No sabía si la bebé estaba herida, así que intenté agarrarla con el mayor cuidado y lo más despacio posible. Era muy pequeña”, relató el hombre al Daily Mail.

Al arribar los paramédicos constataron que la bebé sufría hipotermia y problemas respiratorios, por lo que fue trasladada al hospital.
Estaba desnuda, todavía tenía el cordón umbilical y vernix en el cuerpo- una sustancia natural de color blanco que recubre el cuerpo del bebé al nacer- por lo que aparentemente la madre la abandonó ni bien dio a luz.

Keevy aseguró que cree estar predestinada a encontrar a la bebé: “Creo que estaba destinada a encontrar este diminuto bebé. Normalmente hago otra ruta con mi perro pero por alguna razón, hoy fui por este camino. Es un milagro. Cuando la rescatamos, la tapé con mi jersey para calentarla. No puedo creer que su madre no la quisiera y la dejara allí. Debe haber sido duro para ella abandonarla, pero yo soy muy feliz de haberla encontrado”.
La bebé pesó 3,09 kilos y el personal del hospital le puso como nombre Grace April. La Unidad de Violencia Familiar, Protección Infantil y Crimen Sexual de la Policía de Sudáfrica realiza una investigación para encontrar a la madre mientras busca una familia para la pequeña.