El catamarán argentino tripulado por Santiago Lange y Cecilia Carranza concluyó su participación en el Trofeo SAR Princesa Sofía que se disputó entre lunes y sábado pasados en aguas de la bahía de Mallorca, España. El evento, uno de los más importantes del calendario anual, batió en esta edición el record de participación llegando a los 1200 inscriptos de todas las clases, entre ellas diez olímpicas.

En la clase Nacra 17 el campeonato tuvo como ganador al barco italiano tripulado por Ruggero Tita y Caterina Banti, siendo escoltado por el actual campeón mundial de Ben Saxton y Nicola Boniface. Lange-Carranza se ubicaron 7°.

Las 16 regatas
El campeonato se dividió en tres etapas: una primera que abarcó las dos jornadas inaugurales con tres regatas cada una -la flota fue dividida en dos grupos en función de la cantidad de barcos participantes- y mostró al catamarán argentino con un buen rendimiento, llegando a colocarse en la 3° posición al término de las seis primeras regatas.

La segunda etapa dividió a los 48 barcos en dos flotas: de oro y plata. Fue cuando se conformó la flota de oro -reservada para los primeros 24 nacras de la clasificación general, los que hasta el final del campeonato ganaron el derecho a navegar por el título por lo realizado en las dos primeras jornadas- cuando empezaron los problemas para los campeones olímpicos de Río 2016, quienes en las nueve regatas siguientes no pudieron mantener el nivel de los dos primeros días y fueron retrocediendo progresivamente del 3° al 8° lugar del clasificador.

En la última regata del torneo disputada el día sábado -la medal race, en la cual solamente pueden competir los primeros diez barcos de la clasificación y que otorga el doble de puntos-, Lange-Carranza se ubicaron 5° y con esos puntos pudieron ganar un puesto para terminar 7° en el campeonato.

Las posiciones del barco argentino fueron las siguientes: 9, 2, 1, 2, 8, 5, 3, 4, 18, 18, 13, 7, 16, 13, 11 y 5. Terminaron con 122 puntos (correspondientes a la suma de sus puestos).

A seguir
Al término de la competencia Cecilia Carranza nos dejó algunas reflexiones, empezando por el análisis en general del campeonato: “Aún me es difícil sacar conclusiones, no tengo bien en claro lo que nos pasó; empezamos relativamente bien y lo terminamos navegando mal y eso se vio en los resultados. Para el nivel que navegamos está bien el séptimo puesto”, manifestó.

Respecto de la forma en que llevaron el barco, sostuvo que “Lo importante es que en muchas condiciones estamos andando rápido y bien; estamos convencidos que podemos navegar mucho mejor pero la realidad es que esto a veces pasa y hay que aceptarlo. Ahora tenemos que evaluar muy bien por qué no pudimos navegar como esperábamos; esa es la clave, qué mejorar para poder evitar estos bajones de nivel”.

Cecilia se establecerá en estos días en Barcelona, para entrenar y esperar el turno de la próxima competencia: la tercera serie de la Copa Mundial de Nacra 17 que se realizará en Hyeres, Francia.

Crédito de la foto: Trofeo Princesa Sofía Iberostar.