La diferencia promedio entre el importe de origen y el precio de góndola para 25 alimentos de producción agropecuaria se incrementó 5,1% en marzo, impulsado por las mayores brechas en la leche, ajo, pera, frutilla y mandarina, de acuerdo con el índice IPOD de la Confederación Argentina de la Pequeña Empresa (CAME) difundido.

La brecha de precios entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor por los productos agropecuarios se acrecentó 5,1% en marzo, alcanzando un valor promedio de 4,75 veces.

Los productos con mayores diferencias entre precios de origen y destino en el mes fueron: la pera, con una brecha de 10,5 veces; la manzana roja, con 7,77 veces; la leche, con 6,74 veces; la calabaza, con 6,71 veces; y el ajo, con 6,66.

Estos cinco se ubicaron en el rango de brechas “muy altas”, mostrando importantes distorsiones de precios en el mercado de consumo en fresco, indicó CAME.

Con la ampliación de la brecha en marzo, la participación promedio del productor en el precio final del producto bajó un punto porcentual, de 24,7% en febrero a 23,7%.