Foto gentileza Revista Gente

Por tercer año consecutivo, el ex futbolista Gabriel Batistuta será anfitrión de un torneo importante de golf en Pilar, que será a beneficio de las Damas Voluntarias del Hospital Central de Reconquista, donde su mamá Gloria participa desde hace años como voluntaria.
Como en cada edición, son muchos los deportistas y famosos que se suman a esta cruzada solidaria como David Nalbandian, Enzo Francescoli, Guillemos Francella, Hugo Porta, Marcelo Milanesio, entre otros.

“Tuve que decirle a muchos famosos que no vengan porque los cupos son limitados. Estoy feliz y agradecido por la ayuda de todos”, destacó el ex futbolista.
Es que el Hospital Central de Reconquista, la ciudad natal de Batistuta, se encuentra con muchos problemas desde hace años. El nosocomio está casi obsoleto y no cuenta con elementos básicos tales como pañales o camas en condiciones. Se trata de un hospital olvidado por la gestión de la provincia, que lleva adelante el gobernador Miguel Lifschitz. Si bien hubo intentos de mejorar y hasta se adjudicaron en el 2007, de 22 millones de pesos para su refacción, lo cierto es que en ese momento el gobernador Hermes Binner decidió tomar ese dinero para refaccionar otros hospitales del sur de la provincia y planificar la construcción de uno nuevo en Reconquista.
Pero, en este “mientras tanto” ya pasaron más de 10 años y el nuevo hospital aún no fue inaugurado y el viejo Hospital Central de Reconquista presenta las peores falencias que se pueden esperar a nivel Salud, desnudando la falta de atención que el actual gobierno socialista le brinda a los hospitales, más allá de la inauguración del hospital de Venado Tuerto.
Es importante destacar la importancia del Hospital de Reconquista dado el radio que abarca en el norte de la provincia de Santa Fe y dada la situación en la que se encuentra, Gloria, la mamá de Gabriel Batistuta junto a las Damas Voluntarias realizan este importante y destacado evento.

El hospital de Reconquista

El año pasado, se recaudaron 500 mil pesos y la mayor parte se destinó a la compra de pañales. Luego se compraron camas ortopédicas, armarios y se arreglaron habitaciones que “se caían a pedazos, este hospital atienden a mucha gente de la región, quedó obsoleto y necesita de la ayuda de todos”, dijo Batistuta en declaraciones a la revista Gente.
Gabriel también contó por qué su mamá se sumó como voluntaria, “cuando residís en un lugar y todos los días convivís con el sufrimiento y el dolor de la gente, es imposible no involucrarte, mi mamá es muy fuerte, yo por ejemplo no tengo las pelotas para ir todos los días al hospital de Reconquista y ver las cosas que pasan”.
“Intento ayudar desde donde puedo, porque admiro a las enfermeras y a los doctores, casi con nada le salvan la vida a la gente”, dijo Gabriel Batistuta.

Con información de revista Gente.