El Sabalero de Santa Fe, que necesitaba puntos para consolidarse en la zona de clasificación para la Copa Sudamericana, era local del Fortinero, con la urgencia de engrosar el promedio para la próxima temporada, en uno de los encuentro a jugarse mañana por la 22da fecha de la Superliga del fútbol argentino.

Pero el partido fue suspendido en el primer tiempo porque arrojaron bombas de estruendo desde las tribunas hacia la cancha de juego.