Hace tiempo que Daniel la Tota Santillán atraviesa por momentos difíciles, desde una restricción para ver a su hija, un confuso episodio en el que quedó detenido por robo, y diversos problemas de salud mental.

Ahora, el conductor terminó internado en Mar del Plata tras sufrir un episodio de alienación, provocado por el insomnio. “Desde hace meses que sólo duerme una hora y media, dos. Vive en una vorágine de acelere constante“, contó en TN Roberto Casorla, su abogado.

El letrado y Coco, uno de los hijos de la Tota, notaron actitudes extrañas en el conductor, como cuando expresó: “Qué gran momento vive Federico Luppi” (sobre el actor fallecido el año pasado). Esto, sumado a otros episodios, hicieron que la familia tomara la decisión de la internación.