¿Hay vida en Venus?

Si hasta ahora los esfuerzos de las agencias espaciales se habían concentrado en Marte a la hora de buscar vida es porque Venus es poco menos que un infierno. Su superficie está sometida a una presión atmosférica y temperatura brutales, pero ¿qué hay de su atmósfera? Un nuevo estudio arroja datos reveladores .

La superficie de Venus hoy es un lugar hostil para la vida, pero los modelos climatológicos sugieren que en algún momento de su pasado tuvo agua líquida y una temperatura lo bastante moderada como para albergar vida. Ahora un nuevo estudio publicado en la revista Astrobiology indica la presencia de microorganismos a 50 kilómetros de altura sobre la superficie de Venus.

Esta suposición se asienta indirectamente en las conclusiones a las que llegaron en 2016 científicos de la NASA, tras crear modelos informáticos del clima de Venus. Dijeron entonces que ese planeta pudo albergar formas de vida hace 2.000 millones de años, cuando posiblemente contó con un océano líquido y poco profundo y, por tanto, con una superficie adecuada para la vida.

Hoy en día, sin embargo, las temperaturas exceden allí los 450 grados centígrados y la presión atmosférica es 92 veces mayor que la terrestre. Aun así, un grupo internacional liderado por el astrofísico Sanjay Limaye, de la Universidad de Wisconsin (EE.UU.), sugirió que los microorganismos que habitaban sobre la superficie en aquel entonces pudieron subir a las nubes cuando empeoraron las condiciones.

Los investigadores creen que los microbios podrían haber subido al evaporarse el agua de la superficie de Venus, y como ejemplo de esa posibilidad confirman el descubrimiento de bacterias en la atmósfera terrestre, a una altitud de 41 kilómetros.

El auto Tesla lanzado al espacio podría estrellarse con la Tierra
“En la Tierra sabemos que la vida puede reproducirse en ambientes ácidos, alimentarse con dióxido de carbono y producir ácido sulfúrico”, señaló el bioquímico Rakesh Mogul, coautor del estudio.

Se subraya allí que la atmósfera de Venus, nublada, altamente reflectante y ácida, está compuesta principalmente de dióxido de carbono y pequeñas gotas de agua que contienen ácido sulfúrico. Los científicos consideran como posibles zonas de existencia de microorganismos las manchas oscuras en las nubes de Venus.

Fuentes: Gizmodo y Diario Panorama