El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva puede ganar más tiempo si no se entrega antes de las 17 ante el juez Sérgio Moro. Por una cuestión de procedimiento podría ser detenido recién el sábado debido a que la Policía Federal brasileña está impedida constitucionalmente de cumplir órdenes de captura en horas de la noche.

Así lo explicó el profesor de derecho penal y reconocido abogado Celso Vilardi, quien además señaló que en la región sudeste de Brasil, como anochece cerca de las 18, es probable que el mandato del juez Moro contra Lula deba realizarse el sábado a primera hora del día.

“Todo indica que habrá una noche más, pero yo recomiendo como abogado que se entregue en términos más cuidados. En Brasil una orden de captura en una casa o lugar de trabajo no puede ocurrir en período nocturno”, explicó el letrado.

Moro dio a Lula plazo hasta las 17 para entregarse, pero sus principales asesores buscan convencerlo de quedarse en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en el Gran San Pablo, para que la policía federal sea la que ejecute la detención.

Ocurre que hay miles de personas en el lugar rechazando la detención de Lula.

Uno de los principales sostenedores de que el ex mandatario, favorito en las encuestas, no se entregue y espere a la policía es Lindbergh Farias, jefe del bloque de senadores del PT, presente en Sao Bernardo do Campo.

“La violenta e ilegal determinación del Moro en tiempo récord tiene como único objetivo garantizar las tapas de las revistas Veja e Istoé del fin del de semana. Moro, además de un criminal, es una figura ridícula”, afirmó el senador Farias.