A diferencia de la Centenario 2016, la edición 2019 tendrá invitados de todas partes del globo o, al menos, esa es la intención. Además de las históricas México (Participó en todas las ediciones desde Ecuador 1993) y Estados Unidos, se cursaron invitaciones a África, Asia y, dicen, habrá una para Oceanía. Así, sólo Europa no tendría representación en una Copa América que se asemejará más a un pequeño Mundial.

De las seis invitaciones, cinco ya fueron cursadas, según pudo saber “Doble Amarilla”. Sólo una federación ya dio el ok. Se trata de Catar, que dio el “sí” porque además planea utilizar el evento como difusión y propaganda para lo que será el Mundial 2022, a desarrollarse,precisamente, en ese país.

También, como ya mencionamos, México y Estados Unidos estarán participados y, muy posiblemente, digan que sí.

Del lado asiático, se cursarán más invitaciones a Japón y a China. El elencó nipón jugó el torneo en 2009, declinó hacerlo en Argentina 2011, debido al tsunami que azotó el país en aquel año y volvió a rechazar la propuesta para Chile 2015. China es la segunda vez que es invitada, la primera, en 2015, la declinó. Debido al historial de rechazos que poseen ambos países, la Conmebol tiene también muy en cuenta a Corea del Sur, como posible invitado.

La última selección en que se pensó es Australia. El elenco aussie, que está en Oceanía, pero juega eliminatorias en Asia, es el último equipo en que se pensó para sumarlo al torneo. Eso sí, en este caso, todavía la invitación no cruzó el pacífico.

De confirmarse esta última invitación y pensando en que todos digan que sí, la Copa América de Brasil 2019 tendría representantes de todas las Confederaciones del globo, a excepción de la UEFA y África. En 2011, cuando el torneo se jugó en Argentina, hubo una intención de invitar a España, vigente campeona del mundo, pero no prosperó.

Es más, según pudo averiguar “Doble Amarilla”, antes de caer en Australia, se evaluaron las opciones de España, Portugal y Francia, estos dos, los últimos finalistas de la Eurocopa. Pero ninguna fue posible. Y ojo, si Australia no da el ok, también se asoma Arabia Saudita.