“Proscripción”. Con esa palabra, Cristina Kirchner calificó el rechazo de la Corte Suprema de Justicia de Brasil al pedido de habeas corpus de Luiz Inácio Lula da Silva para no ser detenido por corrupción. Así, el ex presidente está cada vez más cerca de la cárcel y más lejos de la candidatura.

La senadora de Unidad Ciudadana (UC) consideró en las redes sociales: “Quedó algo definitivamente claro en Brasil: Lula ganará las próximas elecciones presidenciales y las elites del poder, a las que nunca les interesó la justicia ni la democracia, utilizan el aparato judicial para su proscripción. Todo nuestro afecto para con él”.

Tras el empate 5 a 5, la presidenta de la Corte, Cármen Lúcia, definió en contra del habeas corpus de Lula. Ahora, el condenado en el caso Lava Jato tiene tiempo hasta el martes 10 de abril para presentar un nuevo recurso de apelación. Los constitucionalistas coinciden en que esa etapa es una mera formalidad sin probabilidad de tener éxito.

Leer más:

La Justicia de Brasil le ordenó a Lula da Silva que se entregue a la policía

El ex presidente, de 72 años, fue condenado en enero por un tribunal de segunda instancia a 12 años y un mes de prisión por corrupción y lavado de dinero. La Justicia lo acusó de haber recibido como soborno un tríplex en el balneario de Guarujá por la constructora OAS.

El trato consistía en que Lula debía garantizarle a la empresa contratos con Petrobras durante su presidencia. El líder del PT negó ser dueño de la propiedad mientras que su abogado acusó al juez de primera instancia, Sergio Moro, de no tener evidencias concretas ni seguir la ruta del dinero.

El 7 de octubre de 2018 serán las presidenciales en Brasil. Lula da Silva, antes de la resolución del miércoles de la Corte Suprema, aseguró que será candidato por el Partido de los Trabajadores (PT). Ahora, eso está en duda.