Después de que la Corte Suprema de Brasil habilitara la detención de Luiz Inácio Lula da Silva, el juez federal Sérgio Moro le dio un ultimátum: el exmandatario tiene hasta el viernes para entregarse a la Policía Federal en Curitiba, en donde se investigó la Operación Lava Jato. El líder del Partido de los Trabajadores había sido condenado a 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

En caso que Lula no se presente, Moro aclaró explícitamente que no se utilicen esposas en su detención. “Aclarar que, en razón de la dignidad del cargo ocupado, se preparó previamente una sala reservada en la propia Superintendencia de la Policía Federal para el inicio del cumplimiento de la pena. El ex presidente quedará separado de los demás presos, sin ningún riesgo para su integridad física o moral”, escribió el magistrado en la orden.

Leer más:

Revés para Lula da Silva: la Corte Suprema habilitó su detención

El ex jefe de Estado y favorito para las próximas elecciones presidenciales sufrió un duro revés de la Corte Suprema, que rechazó esta madrugada por 6 votos contra 5 un habeas corpus en el que su defensa solicitó su excarcelación hasta que no queden más instancias judiciales para apelar su condena.

Moro había acusado al exmandatario de haber recibido un lujoso departamento tríplex en Guarujá, San Pablo, como soborno de la constructora OAS. A cambio, el entonces presidente debía garantizarle contratos especiales con la petrolera estatal Petrobras.

El ex presidente negó ser dueño de la propiedad. A pesar que el exdirectivo de OAS, Leo Pinherio, confesó que le había pedido destruir todos los documentos del inmueble y ocultaros de la Justicia.

Su candidatura

Lula figura como el gran favorito para las próximas elecciones presidenciales de octubre. Según las encuestas, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) tiene una intención de voto de alrededor del 35%.

Aún en prisión, el ex jefe de Estado podría seguir en carrera hasta que el Tribunal Electoral defina si puede o no presentarse en los comicios. El PT no reveló quién podría reemplazarlo en la lista, aunque los principales nombres que resuenan son el ex alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad y el ex gobernador de Bahía Jaques Wagner.

Sin Lula en las urnas, la figura que toma más fuerza es su oponente ultraderechista Jair Bolsonaro, que está en el segundo puesto de las encuestas con el 20%.