En el marco de la apertura de las sesiones ordinarias de la Legislatura de Jujuy, la policía de Gerardo Morales reprimió a manifestantes que se habían convocado frente al edificio provincial para rechazar “las políticas de ajuste” y el magro aumento del cinco por ciento para los trabajadores estatales. “Hay varios compañeros con balazos de goma en la cara. Fue una represión directa para herir a la gente”, afirmó Ferndado Acosta, dirigente de ATE Jujuy.

Organizaciones sociales y gremiales se habían convocado frente a la legislatura provincial para protestar por las políticas de ajuste del gobierno de Morales. “Fue una movilización multitudinaria. Vinimos para hacerle sentir al gobernador que no vamos a bancar más las políticas de ajuste y miseria que está implementando”, sostuvo Acosta en declaraciones a La García.

Pero la manifestación terminó de manera violenta, con balazos de goma y gases lacrimóngenos. El operativo policial incluyó 500 efectivos, con presencia de Infantería y Caballería. “Algunos empezaron a pegar carteles en las vallas y ahí directo empezaron a tirar gas pimienta. Después entró directo la Caballería y empezaron con las balas de goma. Hay varios compañeros con balazos en la cara, fue una represión directa para herir a la gente”, aseguró el dirigente de ATE.

Las organizaciones denunciaron la presencia de infiltrados en la protesta, que tiraron piedras a los policías. “El Gobierno del dialogo reprime a quienes se manifiestan en contra del ajuste y la persecución política. Ese es Gerardo Morales. Ni paz, ni dialogo ni trabajo. En la Jujuy de Morales solo hay miseria, hambre y represión”, escribieron desde la Tupac Amaru en las redes sociales, donde compartieron fotos de los militantes heridos.