Emanuel Moyano, foto de Facebook

Emanuel Moyano y su amigo José salieron de un boliche en la madrugada de este sábado para tomar el colectivo 168 de regreso a sus casas, en la parada de Álvarez Thomas y Lacroze, en el barrio de Colegiales. Antes de ellos, subió una pareja heterosexual, pidió dos boletos y pagó utilizando una misma tarjeta SUBE. Cuando les llegó su turno, esperaban poder hacer lo mismo, pero el colectivero se negó.

“Cuando subimos con mi amigo, anunciamos nuestro destino y yo le pedí que nos cobrara dos boletos porque me había olvidado mi pase por discapacidad. A lo que el chofer respondió que no. Se rió y me dijo ‘¿Vos discapacitado? ¿De qué?, Mirá de dónde venís'”, denunció el joven en su cuenta de Facebook.

Los chicos estaban en frente del boliche gay Plop. Con el dedo apuntando a la puerta, el colectivero les ordenó que se bajaran porque él no los iba a llevar a ningún lado. “Bajate ya del colectivo. Encima de gay, discapacitado”, les espetó.

A partir de ese momento, comenzó una fuerte discusión que duró unos 40 minutos, según el relato de Moyano. Los pasajeros grabaron lo que pasó, el chofer se puso nervioso, empezó a insultarlos a todos y apagó el motor. Los dejó encerrados mientras les decía que no iba a mover el colectivo hasta que Emanuel se bajara.

El joven se puso incómodo. Quería bajarse para no demorar a los pasajeros, pero la gente empezó a gritar que no se bajara porque el chofer lo estaba discriminando.

“Todos trataron de buscar una solución. Ofrecieron pagarme el pasaje. Una mujer que tenía una SUBE de más me la regaló para ver si así entraba en razón. Mientras tanto él me decía: ‘Es culpa tuya gay discapacitado, mirá lo que hacés'”, recordó el joven.

Ante esa situación, un policía se acercó al colectivo pero el conductor tampoco le hizo caso. “Le dijo que prefería que lo llevaran a la comisaría antes que dejar que yo viaje. Tuvieron que venir varios agentes más para poder arrancar el colectivo”, aseguró.