Un joven parapléjico que cumple una condena de 10 años de prisión en Neuquén por homicidio, se fugo con su silla de ruedas desde el hospital de Cutral Có donde le realizaban curaciones.

Según informa el sitio web La Voz del Neuquén, Jairo Vallejos, uno de los delincuentes más peligrosos de Neuquén, se fugó este martes cuando fue trasladado con custodia policial desde la Unidad 22, en donde cumple su condena, hacia el hospital de Complejidad Media de la localidad neuquina de Cutral Có, para realizarse curaciones a raíz de la paraplejía que sufre.

Jairo logró evadir la custodia alrededor de las 19:00 cuando era atendido por los médicos. Los policías que lo custodiaban afirmaron que “desapareció” y más tarde admitieron que no habría sido ayudado por nadie para escapar.

Las primeras versiones señalan que el joven aprovechó una distracción de su custodia y simplemente salió por la puerta principal del hospital con rumbo incierto.

Vallejos tiene un importante prontuario desde su adolescencia. Estuvo detenido en varias ocasiones por robo y luego quedó vinculado a la muerte de otro joven conocido en el ambiente, Emanuel “Chucky” Barría, a quien asesinó a tiros.

Por su condición médica (además de ser parapléjico sufre de ataques de epilepsia) quedó detenido en su casa mientras se desarrollaba el juicio por el homicidio, pero fue denunciado en varias oportunidades por salir sin permiso.

En una de esas ocasiones fue detenido cuando había ido a retirar dinero de un cajero del BPN sin autorización. En agosto del año pasado, antes de ser condenado por el crimen de Barría, Vallejos protagonizó un raid delictivo junto a otros tres delincuentes.

En esa oportunidad, tras cometer varios robos en Picún Leufú, escaparon a bordo de un Volkswagen Surán hacia Plaza Huincul, pero chocaron y fueron detenidos.

Luego de ese hecho la Justicia le revocó la prisión domiciliaria y lo trasladó a la Unidad 22.