María Cash desapareció en 2011.

La Justicia Federal de Salta confirmó que los restos humanos encontrados en la ciudad de Oruro, en Bolivia, no corresponden a María Cash, la porteña que desapareció en esa provincia en julio de 2011.

El ADN extraído del cráneo encontrado en Oruro es incompatible con los de los padres de Cash, que habían sido tomados oportunamente en Salta, por lo que la causa por la misteriosa desaparición de la diseñadora volvió a “foja cero”.

Según el portal del diario El Tribuno, la noticia no sorprendió al fiscal federal Eduardo Villalba, que instruye el caso, ya que tenía indicios de que el cráneo, que es considerado aún como el de una mujer joven NN, no pertenecía a la desaparecida.

La posibilidad de que dichos restos tengan vinculación a María Cash, habría sido impulsada por dos odontólogos: el salteño Pablo Medina y el entrerriano Oscar Heit, en base a similitudes en la dentadura con los de la mujer.

Según una fuente judicial, uno de los elementos que hacía desconfiar de la posibilidad de que se tratara de la porteña desaparecida es que en el momento del hallazgo del cráneo, ocurrido a fines de 2011, también se encontró en el lugar los restos de un bebé.

La diseñadora porteña María Cash desapareció cuando tenía 29 años, tras partir el 4 de julio de 2011 desde la terminal de ómnibus de Retiro hacia Jujuy, para dirigirse a la casa de un amigo.

Lo último que se sabe con certeza es que varios kilómetros antes, en la ciudad salteña de Rosario de la Frontera, María Cash bajó del ómnibus porque se sentía “incómoda”, según revelaron sus familiares.

Posteriormente, se comprobó que hizo dedo al menos a una camioneta y a un camión, que la transportaron en primer lugar hacia el este y luego al sur, en dirección a Santiago del Estero.

El último contacto de la joven tuvo con sus allegados se concretó por correo electrónico, el 8 de julio de 2011.