La polémica sobre la mesa del sábado de Mirtha Legrand continúa. Después de que varias figuras criticaron a Natacha Jaitt por las acusaciones que presentó en el programa -sin pruebas- sobre presuntos involucrados en los casos de abuso de menores en Independiente, ahora le tocó el turno a Elisa Carrió.

La líder de la Coalición Cívica y principal aliada de Cambiemos, aseveró que Jaitt “forma parte de una operación de inteligencia contra el Gobierno”, en diálogo con CNN Argentina. Y cuestionó su manera de denunciar sin evidencias: “Eso no se hace”.

Todo empezó cuando la mediática fue invitada por la producción a la “mesaza” del sábado. Su presencia se promocionó en redes sociales pero cuando Jaitt disparó, el clan Tinayre le salió al cruce. Primero, a través de un mensaje de texto, Mirtha cuestionó a su producción. “Fue usted la que me metió en esto. Hágase responsable ahora. Yo me oponía y ustedes insistían. Me hacen daño”, escribió la diva, en un texto dirigido a una productora.

Luego, Nacho Viale, nieto de Mirtha y productor del ciclo, pidió disculpas. “Estoy mal a nivel personal porque nunca existió la intención de hacer daño. El programa siempre se caracterizó por una gran diversidad y libertad. Cada invitado ha dicho lo que quería asumiendo su responsabilidad. No somos un programa de investigación, somos un programa de interés general donde se acatan todas las voces”, afirmó en diálogo con Jorge Lanata, en Radio Mitre.

Hasta Marcela Tinayre le dedicó una frase a Jaitt. “Sé que mi hijo pidió disculpas por el error de haber invitado a esta mujer”, dijo y agregó contra la mediática: “Se puede ser prostituta en la vida, eso nadie se lo va a criticar, pero una prostituta que da los nombres de con quién se acostó, es una traidora”.

Jaitt quedó en el ojo de la tormenta después de dar nombres propios, iniciales o lugares de trabajo de periodistas a los que vinculó con los abusos a menores de edad del club de Avellaneda.

En la misma línea que Carrió, Carlos Pagni también remarcó que se trató de una operación de inteligencia. “Natacha confesó que fue contratada por una empresa, sin decir cuál, que le pagó para hacer tareas de espionaje clandestino”, arremetió en Odisea Argentina.

El productor general del programa de Mirtha, Nacho Viale, reconoció su responsabilidad por haber convocado a la mediática y reveló que la diva está “muy mal” por las repercusiones negativas.