La compañía automovilística estadounidense Ford junto con el gigante del comercio electrónico chino Alibaba instalaron en la ciudad de Guangzhou (China) la primera máquina expendedora de automóviles del país.

Para comprar o tomar un automóvil para una prueba de manejo es necesario usar una aplicación móvil especial, informa The Verge.

La instalación, llamada Super Test-Drive Center, es un estacionamiento mecanizado de varias plantas, con capacidad para almacenar varias docenas de automóviles. Para obtener el vehículo, el usuario debe seleccionar en la aplicación Tmall el modelo deseado y hacerse una ‘selfie’ para su identificación automática en el centro. De acuerdo con los desarrolladores, el proceso no toma más de diez minutos.

Una vez pasado el trámite, el auto estará disponible para el cliente durante tres días, tras lo cual este podrá comprarlo o elegir otro modelo. La prueba de manejo será paga o gratis, dependiendo de la calificación crediticia del usuario en el sistema Alibaba. Si esta está por debajo de los 700 puntos, se tendrá que pagar por el servicio.

Alibaba planea establecer puntos de venta de este tipo por toda China y proporcionar a los clientes un préstamo para el pago inicial equivalente al 10 % del costo del automóvil.

El año pasado, Autobahn Motors abrió una máquina expendedora que vendía autos superdeportivos en Singapur. En este caso, consiste en un aparcamiento de 15 pisos, que almacena alrededor de 60 autos.