Las denuncias por abusos sexual en deportistas menores salió a la luz aunque los hechos daten de años atrás. A raíz de la valentía del juvenil de Independiente de Avellaneda en denunciar lo que sucedía en la pensión del club, salieron otras denuncias de otros clubes e incluso en la Confederación Argentina de Gimnasia.

Como el caso de Lawrence G. Nassar, médico de la selección de Estados Unidos que abusó de gimnastas olímpicas, la gimnasia artística argentina no escapó de estos antecedentes. Ayer se tomó conocimiento público una denuncia por abuso sexual en dicha Confederación. El acusado es un entrenador y la víctima es un hombre de 40 años, que se quebró y contó lo que sufrió en la década de los ’90.

Tras la acusación, Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino, realizó una presentación ante el fiscal Guillermo Marijuan, quien tomó las declaraciones testimoniales y determinó que existía mérito para realizar una denuncia.

Ante esta situación, el referente número uno de la gimnasia artística argentina y deportista olímpico Federico Molinari, argumentó que “los deportistas pasan más tiempo con el entrenador que con sus familias, uno está 6 u 8 horas en un gimnasio y toma una relación muy cercana con su entrenador. Es muy importante que las federaciones estén siempre interiorizadas de lo que ocurre; por ahí no se tomaron las cartas que se tenían que tomar”, confió en una entrevista.

“Esto que ocurrió ahora es un rumor que corría hace muchos años en el ambiente de la gimnasia. Esto igual es una generación anterior a la mía, ocurrió en los ’90”, explicó Molinari.

El gimnasta de 34 años agregó: “Cuando llegué a Buenos Aires, a los 18, empecé a escuchar este tipo de rumores. Hoy sería mucho más fácil para mí darme cuenta. Sigo vinculado al deporte, tengo a mi hijo que empieza a hacer gimnasia y no quisiera que esto vuelva a suceder”.

“Es un momento de cambio para la gimnasia, en lo político luego de una conducción de muchos años y también respecto a esto”, agregó Molinari respecto a la presentación del COA.”Hay dirigentes que sabían de estos rumores y deberían ser juzgados”, cerró.

La víctima contó lo que ocurrió en un asado hace algunas semanas, con otros exgimnastas. “Ahí se retomó el tema, y esta persona se quebró y contó la situación”, explicó Molinari.

Luego, Molinari twiteó en su cuenta personal: “Los casos de abusos se están haciendo presentes en todos lados. Hoy, 25 de años más tarde, @PrensaCOA se pone a disposición de la justicia para que se investiguen casos que ocurrieron bajo la órbita de la Federación Metropolitana de Gimnasia! Es mi deseo que se haga justicia!”, posteó.