Lifschitz pidió a maestros y estatales que reflexionen

El gobernador dijo que el uno por ciento que piden estatales y maestros para un trabajador representa "seis o siete kilos de pan" y para la provincia "mil millones de pesos", que es lo que cuesta "un Heca o 40 escuelas".

2018-04-03 lifschitz
Lifschitz presentó la Unidad de Prevención de Violencia Institucional

El gobernador Miguel Lifschitz ratificó hoy que la provincia no se va a mover del 18 por ciento de aumento que ofreció a los empleados estatales y docentes, insistió con que es la mejor propuesta salarial que se hizo en el país y llamó a la reflexión a los gremios, a los que invitó “a pensar en el resto de los santafesinos”, que se ven afectados por sus reclamos.

“Para cada trabajador lo que se está discutiendo es nada”, enfatizó Lifschitz, en relación al aumento que piden en Santa Fe, y explicó: “Para el que gana 30 mil pesos, un trabajador público o un docente, el uno por ciento son 300 pesos por mes, que es lo que valen son seis o siete kilos de pan, no creo que le cambie la vida a ningún trabajador”.

“Son cifras muy pequeñitas las que se están discutiendo”, reflexionó el mandatario santafesino, en declaraciones a la prensa efectuadas al cabo de la presentación de la nueva Unidad de Prevención de Violencia Institucional que, junto con el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silberstein, realizó en la sede local de la gobernación.

Lifschitz le pidió a los sindicalista que piensen “en el resto de los santafesinos, en los jubilados nacionales que cobran la mínima, en los desocupados, en los empleados de comercio o de otros gremios que acordaron subas menores al 15 por ciento”, y afirmó: “Yo tengo que pensar en la totalidad de los santafesinos y tratar de equilibrar las cargas”.

En ese sentido, reiteró que el gobierno provincial ha hecho “el mayor esfuerzo para darles a los trabajadores santafesinos el mejo salario que se les puede dar en la Argentina de hoy”, y ratificó su decisión de pagar el aumento a los estatales por decreto, una decisión que tomó para “no generar una situación de inequidad irritante” con los maestros.

Con todo, aclaró que “las paritarias siguen abiertas”, y adelantó que, “cuando termine la medida de fuerza, se va a convocar a los gremios”, e insistió: “Creemos que la propuesta que hemos formulado siguen siendo la mejor del país y no hay ninguna discusión sobre eso y apelamos el entendimiento de los dirigentes gremiales para solucionar el problema”.

Finalmente, admitió que los aumentos de los servicios impactan en el bolsillo de los trabajadores, pero aclaró que “lo que mide el costo de vida es la inflación y, en Santa Fe, el año pasado y este también, contemplamos la cláusula gatillo, se da la garantía de que si la inflación aumenta por encima de lo que está acordado en la pauta salarial auotmáticamente a se va a actualizar”.