La localidad del partido de General Rodríguez donde ocurrió el hecho.

El sábado fue el día que los vecinos de la localidad bonaerense de Las Malvinas, en General Rodríguez, vieron a la mujer que conocían del barrio deambulando sola por las calles. Parecía ida. Alguien se comunicó con el 911 y María Jael Soledad Morra terminó en la comisaría, donde confesó que había logrado escapar de su casa, donde la tenía cautiva su pareja, a quien acusó además de haber asesinado a sus gemelas de menos de un año.

La macabra denuncia sumó todavía más horror con la detención del acusado, Nelson Zura Mendoza. El hombre boliviano de 38 años dijo ante la policía no solamente que era inocente sino que había sido en realidad su mujer, y mamá de las víctimas, la responsable de matarlas y después prenderlas fuego para borrar las pruebas.

El cruce de acusaciones siguió. Ella sostuvo que Mendoza las había asfixiado porque lloraban. Él retrucó con supuestas alteraciones mentales de su mujer y dio más detalles. Contó que había tirado los restos carbonizados de las hermanas a un río.

Lo cierto es que en las últimas horas fue una perra entrenada de la Brigada de Rescate Canino K9 de Campana la que, según reveló el diario Crónica, encontró restos incinerados en un terreno baldío de la zona e investigan si se trata de Natalí y Sofía, las gemelas asesinadas.

La investigación quedó a cargo del fiscal Patricio Luppi, quien anticipó que el material incautado será peritado en la ciudad de La Plata y que, en las próximas horas, volverán a rastrillar la zona.