Aunque Apple indica que las ventas de su Watch han crecido en el ultimo año, no todos ven a este dispositivo -o los smartwatches en general- como algo importante.

Y al relativamente pequeño mercado que tienen se le suman que muchas apps no le ven mucho sentido trabajar y realizar una versión para wearables.

En el caso del Apple Watch, Instagram es la ultima en desvanecerse y así sumarse a otras como Twitter que analizan qué harán en el futuro, teniendo en cuenta que en el caso de WatchOS ahora requiere que las aplicaciones sean nativas.

Todavía el futuro de los smartwatches es incierto, y claro está que no es una revolución, pero tiene su mercado.