Las líneas crediticias están destinadas a productores agropecuarios de micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs), bajo cualquier forma societaria o unipersonal y también para productores cooperativizados, que cuenten con un certificado de emergencia, que junto con la declaración de elegibilidad emitida por el Ministerio de Agroindustria, podrán acceder a préstamos para capital de trabajo.

El ministro de la cartera agroindustrial remarcó la importancia del anuncio al señalar que “estas líneas de financiamiento ayudarán a enfrentar las pérdidas ocasionadas por la sequía y encarar la campaña de la próxima siembra”. Además, afirmó que “el Estado debe estar cerca del productor argentino, que es un inversor de primera línea”.

El Ministerio bonificará 10 puntos porcentuales anuales de la tasa de interés, durante el primer año del crédito.

La bonificación de la tasa se aplicará hasta un monto máximo total de crédito de $ 2.000.000 por productor en emergencia, y de hasta $ 500.000 en el caso de productores cooperativizados, siendo los fondos desembolsados en forma directa al productor en función de su Clave Única de Identificación Tributaria (CUIT) y de su Clave Bancaria Uniforme (CBU) informada.

Ambas líneas tendrán vigencia hasta la total cancelación de los préstamos, fijándose como fecha máxima para acordar préstamos el 31 de diciembre de 2018, la finalización de las líneas o la ejecución total del cupo de crédito bonificable, lo que suceda primero.

Para una y otra línea, el monto total de los créditos que bonificará el Ministerio de Agroindustria, será de $450 millones de pesos por cada línea de crédito, es decir el organismo bonificará $900 millones destinados a capital de trabajo.