Las negociaciones con cheques de pago diferido del segmento Directo cerraron un primer trimestre de fuertes alzas en el Mercado Argentino de Valores, lo que representa una indudable consolidación del producto para el financiamiento pyme.

Según los datos divulgados por el MAV, en marzo el crecimiento interanual de las operaciones fue de 476%, totalizando más de $ 438 millones negociados. La mayor expansión se registró en el segmento de operaciones no garantizadas, con un crecimiento del 561% para totalizar un valor nominal de $370 millones en el tercer mes del año.

Por su parte, la operatoria de Cheques de Pago Diferido del segmento Directo Garantizado presentó una variación positiva del 135% respecto del mismo mes del año pasado. Cabe indicar que el Mercado Argentino de Valores cuenta con una calificación “AA+” otorgada por la agencia de calificación de riesgos de la Universidad de Tres de Febrero, lo que resulta atractivo para los inversores.

En febrero, las negociaciones por CPD Directos habían alcanzado los $ 279 millones, lo que representó un incremento del 528% respecto del mismo mes del año pasado. Mientras que en enero había aumentado 374%, también en términos inteanuales, con un movimiento de $ 267 millones.

Vale recordar que en el año 2017, el incremento en el volumen de las operaciones fue de un 25% por sobre el 2016, superando los $ 1.417 millones en el año. Sin embargo, el mes de diciembre ya había marcado una suba importante del 107% con $ 206 millones negociados.

Tal como explicaron directivos del MAV días atrás a este medio, estos importantes saltos en la operatoria de cheques diferidos se debe, por un lado, a que el propio Mercado “está comprometido en sumar cada vez más agentes e inversores, que permitan que más empresas puedan acceder a una herramienta de financiamiento”. Y, por otro lado, a la agilidad operativa y a las a tasas muy competitivas que ofrecen estos productos para fondear proyectos productivos.