El Ejecutivo municipal estima cerrar esta semana el plan para la pavimentación de más de 300 cuadras, con parte del crédito que tomará el gobierno provincial con la Corporación Financiera Internacional (CFI, del Grupo del Banco Mundial) por 300 millones de dólares, destinados al asfaltado de calles en los 363 municipios y comunas de Santa Fe. Así lo confirmaron ayer a LaCapital fuentes del gobierno local.

Para acceder a estos recursos, el municipio debe elevar al Concejo un proyecto de adhesión a la autorización otorgada por la Legislatura provincial a comienzos de marzo a la gestión de Miguel Lifschitz para tomar el crédito. Una vez aprobada la norma por los ediles, el mecanismo es el siguiente: el Estado santafesino le adelanta al municipio los fondos de la deuda que tiene Nación con Rosario en concepto de coparticipación con la deuda que toma la provincia con la Corporación Financiera. A cambio, el municipio renuncia después a reclamarle estos recursos coparticipables después a la provincia. Traducido: se trataría de una especie de canje de deudas.

La celeridad de la presentación del pedido de adhesión por parte de la gestión de Mónica Fein está asociada a que desde la cartera de Economía provincial, conducida por Gonzalo Saglione, estiman que los recursos del crédito podrían estar disponible “para fines de mayo”, confirmó el ministro.

El préstamo fue gestionado por la provincia ante la Corporación Financiera Internacional durante una gira del gobernador el año pasado por Estados Unidos y tendrá como destino la infraestructura vial urbana de localidades de la provincia. Saglione explicó que “con los 300 millones de dólares que representarían algo más de 6 mil millones de pesos, podemos ejecutar mas de 3 mil cuadras en toda la provincia de Santa Fe”.

“Rosario podría acceder a unos mil millones de pesos aproximadamente”, detalló el ministro. Explicó que la mitad del préstamo se asignará a todos los municipios y comunas sobre la base del monto que a cada uno de ellos le correspondería cobrar cuando el Estado nacional pague la deuda que mantiene con Santa Fe. “Tomamos el crédito, le adelantamos la suma que corresponde para que no tengan que esperar para disponer de los recursos, con la salvedad de que los fondos se aplicarán exclusivamente para obras de pavimento urbano y obras complementarias”, agregó.

Saglione explicó que la transferencia a los municipios y comunas se realizará de acuerdo a la licitación de las obras que se ejecutarán y el avance de los trabajos.

Desde Ejecutivo rosarino confirmaron ayer que “están elaborando y evaluando los barrios donde se va a invertir”, pero que todavía “no está cerrado”. De todos modos, “la idea es cerrarlo esta semana”, señaló una fuente del Palacio de los Leones.

El filtro del Concejo

Después vendrá el turno del Concejo de tratarlo al proyecto. No se descarta que puedan aparecer algunos chispazos —admitieron desde la oposición—, aunque desde el oficialismo se mostraron confiados en que se aprobará. “Es difícil volverle a decir al vecino de tal o tal cuadra que no le votan la pavimentación de su cuadra”, señalaron desde el bloque socialista. “Además la adhesión no es tomar un crédito, si no que la provincia adelanta el pago de deuda que Nación rubricado por la Corte Suprema en concepto de coparticipación detraída indebidamente”, agregó.

El financiamiento de unas 300 cuadras de asfaltado significa casi un tercio del plan de mil cuadras de pavimento definitivo que la intendenta Mónica Fein presentó en agosto de 2016. La mayoría de las calles que faltan pavimentar están ubicadas en las zonas sur, oeste y noroeste de la ciudad.