Con la firma que estampó el presidente Mauricio Macri en el decreto 263/2018, el Gobierno oficializó el lanzamiento del plan de retiros voluntarios para reducir el staff estatal en el Poder Ejecutivo, ministerios y organismos descentralizados e instituciones de la seguridad social como el PAMI, ANSES, AFIP, Senasa, INTA e INTI, entre otros.

El personal que quiera adherirse al plan de retiros voluntarios deberá cumplir con tres condiciones: tener 65 años o más, y no contar con los años de servicio necesarios para obtener la jubilación; tener entre 60 y 65 años de edad; tener hasta 60 años de edad y acreditar una prestación de servicios de dos o más años en Entidades y Jurisdicciones comprendidas.

El plan incluye hasta 6 sueldos al momento del retiro y hasta 24 cuotas mensuales posteriores para quienes tengan más de 10 años de antigüedad, todas equivalentes al sueldo neto y el beneficio de la obra social.

“Entre las premisas del Gobierno se encuentra la de lograr la utilización de los recursos con miras a una mejora sustancial en la calidad de vida de los ciudadanos focalizando su accionar en la producción de resultados que sean colectivamente compartidos y socialmente valorados”, indica el decreto publicado en el Boletín Oficial.

El decreto marca que quedan relegados del plan los efectivos de las Fuerzas Armadas y otras fuerzas de seguridad, los miembros de la AFI, docentes, profesionales de la salud o del Servicio Exterior y científicos. También aquellos procesados por delitos en perjuicio de la administración o o quienes estén sometidos a sumario administrativo que pudiera derivar en una cesantía.

Descontento del gremio estatal

Al conocerse las primeras versiones del plan gubernamental, el secretario general de la Unión del Personal Civil de la Nación (Upcn), Andrés Rodríguez, consideró que, “en general”, al aplicarse planes de retiros voluntarios “se van los mejores cuadros del Estado”.

“Se habla mucho del retiro voluntario. En general, cuando se aplican los regímenes de retiro voluntario se van los mejores cuadros del Estado”, consideró el titular del gremio estatal en diálogo con la radio digital Led.

Rodríguez afirmó que, con los retiros voluntarios, terminan saliendo de la órbita estatal los mejores empleados “porque son los que tienen posibilidades de conseguir un trabajo en el campo privado”.

“No hay que denigrar tanto al Estado”, subrayó Rodríguez, aunque agregó que se puede “reconocer que existe siempre una necesidad de capacitación y formación”.