Cristina Fernández de Kirchner y Oscar Parrilli

En una nueva escucha, Cristina Kirchner insulta al exministro Julio De Vido y arregla con su ex secretario de Legal y Técnica, Oscar Parrilli, una estrategia judicial en torno a los bolsos de José López.

“Lo de De Vido me hinchó bastante las pelotas, porque está calladito”, explotó la expresidenta el 30 de junio de 2016, el mismo día en que la Cámara Federal confirmó el procesamiento de Lázaro Báez y ordenó al juez Sebastián Casanello investigar el rol de la exmandataria y del exministro de Planificación.

En esa misma conversación, Parrilli le acercó a Cristina dos posibles tácticas para enfrentar el escándalo de los bolsos de José López, exsecretario de Obras Públicas.

“Hoy estuve con Eduardo Barcesat, tiene dos ideas piolas”, le explicó el exfuncionario. “Una es que vayas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a denunciar la falta de Justicia en la Argentina; la otra es que te presentes como querellante en la causa de López para que investiguen a los empresarios, porque vos fuiste una víctima”, enumeró, de acuerdo con las escuchas difundidas por el programa La Cornisa.

Acto seguido, Cristina le manifestó: “Me parece muy bien. Igual so sé si puedo hacerlo, porque la causa de López se la dieron a Ercolini, que está investigando la obra pública, y ahí estoy investigada yo también”. Parrilli insistió: “Él dice que tiene el esquema armado”. Sin embargo, la expresidenta lo frenó: “Yo quiero que lo vea mi penalista, pero me gusta mucho lo que me decís. El tema es que Rafecas retuvo la causa de López y remitió lo otro. No quiero hacer un papelón”.

En ese sentido, Parrilli le profundizó el plan a seguir. “Que (el juez), con nombre y apellido, cite a Paolo Rocca, Calcaterra, Caputo. Todos los de la lista que hizo De Vido”, agregó.

Finalmente, en una segunda escucha, Cristina expresó su deseo de que el presidente Mauricio Macri termine su mandato. “Tiene que durar cuatro años”, aseveró. Ante el pedido de Parrilli, de que ella tome una postura más activa y se muestre más, la expresidenta finalizó: “La loca, siempre la loca”. De esta forma, dio a entender que sus dirigidos siempre la necesitan a ella.