De Vido cruzó a Del Moro

Desde la cárcel, Julio De Vido salió a criticar a Santiago Del Moro, y lo cuestionó por la entrevista que le hizo a su abogado, Maximiliano Rusconi. El ex ministro tildó al conductor de “energúmeno” y lo acusó de insultar a su letrado.

“Escuché parte de la grabación de Intratables, donde su conductor -un tal Santiago Del Moro-, no reporteaba, sino que inicialmente interrogaba, luego interpelaba y cuando cada una de sus argumentaciones eran prolijamente rebatidas, y aun descalificadas, acabó finalmente insultando al Dr. Maximiliano Rusconi”, dijo De Vido en un posteo en las redes sociales, sobre la nota que le hicieron a su abogado el viernes pasado.

En ese sentido, el exfuncionario atacó sin vueltas al conductor. “No sé qué quiso hacer este energúmeno de del Moro, pero una nota reportaje desde ya no. La lamentable entrevista-interpelación tuvo como denominador común la injuria, la calumnia y el agravio hacia mi persona, sin consideración a las explicaciones de mi abogado defensor y con la más absoluta ignorancia sobre mi trayectoria como Ministro, que solo testimonió como referencia en algún momento una panelista”, aseveró De Vido y apuntó: “Es un ignorante y cómplice de la campaña en mi contra que ya lleva poco mas de 2 años de sistemática persecución y encarnizado hostigamiento y desde hace 5 meses me tiene injusta e ilegalmente detenido, sin que nadie haya aportado una sola prueba en mi contra”.

Sin embargo, lejos de quedarse en callado, Del Moro salió al cruce del exministro kirchnerista. “Soy una persona de bien, trabajador y honesto que no es poca cosa”, le respondió el conductor a través de Twitter. Luego, le retrucó: “Que usted me diga mercenario más que un agravio es un cumplido. El que está PRESO es usted. Ni los propios lo bancaron. Por favor, respeto a los familiares de las víctimas de Once. Llámese a silencio”.

Julio De Vido está preso desde hace cinco meses. Si bien la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal dictó en marzo la falta de mérito para él y Roberto Baratta, su mano derecha en el ministerio de Planificación, y la consiguiente excarcelación en la causa de los barcos de gas licuado, el exministro continúa detenido porque tiene un procesamiento con prisión preventiva por corrupción en Río Turbio.

Tras sus 25 primeros días en libertad, Baratta disparó contra los diputados que votaron a favor de desaforar a De Vido. “Los compañeros se equivocaron y es difícil de explicar por qué no bajaron a defenderlo cuando se pidió el desafuero”, dijo.