El laboratorio espacial chino Tiangong-1 descendió a la Tierra desde el espacio y se cree que parte de su estructura se desintegró en el aire cuando pasó por el Pacífico sur antes de cruzar por Chile y Argentina. El laboratorio espacial fue puesto en órbita por China en septiembre de 2011, medía diez metros y pesaba 8,5 toneladas, de acuerdo a la descripción de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

La estación fue lanzada el 30 de septiembre de 2011 desde la ciudad de Jiuquan con el objetivo de realizar pruebas tecnológicas. Estuvo en funcionamiento y desde marzo de 2016 orbitó y reingresó a la Tierra a velocidades superiores a los 26 mil kilómetros por hora.
Como indicaron los expertos, el aparato rozó la atmósfera y se desintegró debido a las altas temperaturas. No está confirmado si parte de su estructura llegó a caer en el mar.

“Es importante notificar que una gran parte de la Tierra está cubierta de agua o deshabitada, por lo que la probabilidad de que una persona sea afectada por uno de los restos de la estación Tiangong-1 es extremadamente baja”, señaló en un comunicado la Conae, de antes de que cayera.