Aunque va pasando el tiempo y uno podría llegar a creer que el dolor se aplaca, la realidad es que Nico aún siente un vacío enorme por la repentina muerte de su hermano.

Santi falleció a fines de 1016 (justo una semana después que Nico y Gime Accardi dieran el sí) pero para el actor es como si hubiera sido ayer. Y en determinadas fechas, el recuerdo se hace más fuerte como es el caso del 31 de marzo.