La comunidad católica esperancina también vivió este viernes santo las diferentes etapas o momentos vividos por Jesús desde el momento en que fue aprehendido hasta su crucifixión y sepultura.

Tanto en la Parroquia San José como en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús se desarrollaron actividades similares. En la jurisdicción de la Basílica Natividad de la Santísima Virgen se compartió con los fieles el Vía Crucis Convergente.

Comenzó frente a las capillas San José Obrero, San Cayetano y San Pío de Pietrelcina. También desde un sector cercano a la Terminal de Ómnibus y desde la Escuela Estrada. A estas cinco columnas de fieles orando se sumó la comunidad de San Isidro Labrador que desde Pujato Norte se incorporó a la actividad.

Los peregrinos caminaron con la cruz y revivieron doce estaciones del Vía Crucis para ingresar al templo mayor para compartir las dos últimas etapas del camino. Allí se encontraron con la imagen de la madre junto a su hijo muerto en un templo a oscuras.

Sobre el final el Padre Axel fue el encargado de brindar la bendición y agradecer a todos la participación. Adelantó que trabajarán para acompañar a la comunidad de Pujato Norte en la construcción de un SUM y de las actividades de fe desde la Basílica y pidió a todos los presentes compartir con compromiso de cristiano esta Semana Santa.