Foto ilustrativa

En los últimos dos meses unas cinco inspectoras de Tránsito fueron agredidas en operativos de control. El último hecho ocurrió el Jueves Santo cuando un automovilista ofuscado insultó y golpeó a las agentes que le habían labrado un acta por estacionar en doble fila y corroborado que no circulaba con licencia de conducir. “Nos llama la atención que sea más que nada con nuestro personal femenino, nos preocupa mucho”, advirtió el secretario de Control y Convivencia municipal, Guillermo Turrin.

Turrin fue consultado tras el último incidente ocurrido el jueves cuando un conductor que había cometido una falta de tránsito en Santiago al 1500 agredió a las inspectoras que intentaban hacerle la multa e intentó darse a la fuga.

“En función de la cantidad de actuaciones que hacemos en la calle, lo que pasó el otro día fue una situación aislada”, dijo Turrin

“Pero en los últimos dos meses —continuó— tuvimos cinco casos parecidos. Nos llama la atención que sea con nuestro personal femenino, nos preocupa mucho”.

El titular de la Secretaría de Control y Convivencia detalló: “Lo ocurrido nos pone en una contradicción como sociedad, estamos todo el tiempo reclamando controles y, una situación que debía resolverse por la vía administrativa, aunque fue una falta grave el hecho de no circular con la licencia habilitante, se terminó convirtiendo en una causa penal judicial, porque hubo agresiones, daño a la propiedad pública. Algo inexplicable”.

Según el funcionario, las agresiones a inspectoras mujeres “no implican que se les complique ejercer la autoridad por el hecho de ser mujeres, de hecho el auto terminó en el corralón. Imagino que hay una mirada equivocada de quien recibe la instrucción de nuestras inspectoras, no la acata y termina con una conducta violenta”.

Turrin admitió que los hechos intimidatorios en la vía pública contra el cuerpo de inspectores “se dan más con mujeres que con hombres. Además, en la actualidad ya el 40 por ciento del cuerpo de inspectores son mujeres. Esto se está dando porque hemos sumado muchas inspectoras a los agentes de control en la calle, desde 2014 a esta fecha, con igualdad de género”.

En el incidente del jueves, las dos inspectoras agredidas se encontraron con una camioneta Hilux estacionada en doble fila. El automovilista no tenía carné de conducir, por lo que una de las inspectoras comenzó a redactar un acta para la remisión del vehículo al corralón municipal.

Fue entonces cuando el hombre perdió el control y le arrebató el acta a la inspectora. Cuando quiso escapar, la mujer se interpuso en su camino y le cerró el paso, pero el conductor de todas maneras le tiró el vehículo encima y llegó a tocarla al menos en una ocasión.

Si bien la inspectora se corrió del paso, la otra agente le cerró la salida con el móvil de Fiscalización. Pero el automovilista no solamente embistió el vehículo oficial, sino que se bajó y pateó la puerta en reiteradas oportunidades.

Un policía retirado que vio lo que ocurría se acercó a prestar ayuda, pero fue entonces que el conductor regresó a la camioneta y se dio a la fuga. El ex agente efectuó un disparo con su pistola, una Magnum 357, y más tarde fue demorado y se le secuestró el arma de fuego.

Alertado la policía sobre el episodio, un móvil detuvo al infractor en Carriego y 3 de Febrero y fue trasladado a la comisaría 6ª.

La inspectora que manejaba el móvil de Fiscalización de Tránsito acusó dolores en la espalda, por lo que fue llevada al Heca para someterse a chequeos médicos correspondientes. La restante inspectora radicó la denuncia en la 6ª.