Más de 300 mil personas participaron este viernes a la noche del Vía Crucis del padre Ignacio Peries en barrio Rucci. La ceremonia se inició a las 20.30 bajo un cielo estrellado y con clima cálido (26,6 grados a las 20).

La marea de fieles transitó el recorrido de seis kilómetros desde la Parroquia Nuestra Señora de la Natividad hasta la cruz mayor y el escenario central.

Al concluir las 14 estaciones, casi dos horas después del inicio, Ignacio se dirigió a sus seguidores. “Dios me eligió entre miles de personas para cumplir esta hermosa misión de compartir, especialmente con los enfermos”, dijo minutos antes de las 23.30.

Habló de la importancia de “la paz, la tranquilidad y la unidad” y no perder la esperanza “por perder el trabajo o la vivienda y muchas cosas que faltan”. Valoró “el amor” por sobre todos los conflictos posibles.
También pidió “por la paz en el mundo” porque “los poderes están chocando”.

Pullaro y Fein en el Vía Crusis del Padre Ignacio

Después de varias oraciones, el padre pidió por su salud y aseguró que “la felicidad de ustedes es felicidad mía”. “Nací en Sri Lanka pero hace 40 años vivo en Argentina, hermoso. Gracias por el amor, por el afecto, por todo. Que Jesús me de la gracia para seguir caminando con ustedes y ser uno de ustedes”, continuó.

Ignacio cerró su bendición 20 minutos de la medianoche y aprovechó para convocar a la próxima edición: “El año que viene 40 años, los esperamos”. Bajó del escenario y entró en contacto directo con la marea infinita de fieles.

Diversas fuentes señalaron que la masiva muestra de fe, que reproduce según la tradición cristiana el calvario de Jesús, fue récord este año. Se realiza en forma ininterrumpida desde el año 1979 y esta 39° edición mejoró a la anterior con cerca de 350 mil asistentes. El propio Ignacio adelantó en Radio 2 que esperaba superar esa marca.

Feligreses de diversas localidades de Santa Fe y otras provincias argentinas, así como de países limítrofes y hasta de Estados Unidos, componen la multitudinaria peregrinación.

Miles y miles de hombres, mujeres y chicos dieron su testimonio. Algunos para agradecer al cura carismático, con historias de familiares que superaron una enfermedad.

Otros se acercaron para pedir. Entre estos últimos se destacó un trabajador de Oil Combustibles que pidió por la continuidad de esa fuente laboral en San Lorenzo.

Fabiana Bergia, directora de la Guardia Urbana Municipal (GUM), dijo a El Tres que a las 21.30 el balance era “muy positivo” y no se registraba “ningún inconveniente”.

Sólo menciona a “una señora que le bajó la presión y una chica que se cayó” y recordó que “entre las 23.30 y 0.30 se dará la desconcentración y la liberación gradual del tránsito”.

El cura encabezó por la tarde la misa de adoración a la Santa Cruz en la parroquia Natividad del Señor (Mena 2284, zona noroeste de Rosario) y después habló con la prensa.

Peries dijo que la seguridad “está mejorando muchísimo” en Rosario y en Santa Fe, y también señaló que “Argentina es un país rico pero los recursos no llegan a los pobres”.

“Te emociona al punto de llorar”

La celebración de Pascuas –que se realiza desde 1979– está cercana a cumplir las cuatro décadas y tiene un apoyo masivo de católicos de Rosario y todo el país.

Una mujer que asiste cada año al Vía Crucis y que ya estaba a las 18 en las puertas de la parroquia de barrio Rucci contó al móvil de Radio 2 que se trata de un “momento maravilloso como ningún otro”.

“Tiene mucha luz y fuerza espiritual, que te emociona al punto de llorar. El padre Ignacio tiene tanta fuerza”, alcanzó a describir.

Otra mujer que hace 13 años dice presente en el Vía Crucis de Rucci y este año se anotó como voluntaria calificó a Ignacio como una “herramienta de Dios”.