Las ventas minoristas de Santiago de Chiledescendieron 1,1% en los dos primeros meses de 2018 en comparación con el mismo lapso de 2017, luego que la avalancha de turistas argentinos en busca de ofertas en electrónica comenzara a disminuir.

Algunos centros comerciales están experimentando una caída de clientes después de que el gobierno del presidente Mauricio Macri bajara los impuestos a los productos electrónicos importados, lo que reduce el diferencial de precios entre Chile y Argentina.

En noviembre de 2016, un televisor de 55 pulgadas en Argentinapodía costar más de tres veces el producto comparable en Chile. Ahora, un televisor Samsung de 55 pulgadas en el sitio web MercadoLibre cuesta $21.999, unos u$s1.100, en comparación con los u$s990 en el mismo sitio en Chile, según señala la agencia Bloomberg.

Un estudio realizado por GfK Consumer Choices muestra que si entre enero y agosto de 2016 comprar un notebook en Argentina era un 58% más caro que en Chile, ahora esa distancia se redujo a 17 por ciento. Esta menor brecha en valor tiene relación con que se eliminó el impuesto para la importación de notebooks.

Era demasiado bueno para que durara. Las ventas chilenas en tarjetas de crédito argentinas se dispararon 64% en enero y febrero de 2017, informó la Cámara de Comercio de Chile. Las cifras para este año aún no están disponibles.

La Cámara de Comercio no es la primera organización en advertir de una menor afluencia de argentinos. La minorista Empresas Hites dijo a principios de este mes que menos turistas eran en parte culpables de una caída del 16% en la ganancia neta de 2017.

El consumidor chileno podría acudir al rescate de los minoristas locales. La cámara dijo que el escenario para 2018 se ve mejor que el año pasado a medida que un mayor crecimiento económico aumenta la demanda interna tras cuatro años de baja expansión.