Según la información a la que pudo acceder Facundo Pastor, dos de los testigos que presentó el Sanatorio de la Trinidad terminaron quebradas en plena declaración. “Hubo mucha tensión en esa declaración y lloraron. Estaban con miedo porque la Clínica mandó a declarar a un par de asistentes… parece que estaban ahí presionadas”.

El martes declaró una de las instrumentadoras quirúrgicas que asistió al endoscopista. “Ella tuvo muchas contradicciones con la anestesista. Hay que estar atentos porque esto, en un futuro, puede derivar en falso testimonio si se comprueba que hubo mentiras”.

El miércoles declaró una de las técnicas que asistió al quirófano ante el llamado de emergencia, es decir, cuando se complicó todo. “Ella tendría aún menos responsabilidad, llegó para ayudar cuando empieza el protocolo de resucitación. Este testimonio es el que tiene puntos que no coinciden con el de la instrumentadora”.

Por lo pronto, la semana próxima habrá al menos dos testigos más que se sentarán ante el juez Gabriel Ghirlanda para contar lo que vieron.