Gonzalo está internado desde el domingo tras ser baleado por los gendarmes

Gonzalo Nahuel Sala, de 19 años, está internado desde el domingo, después de que unos gendarmes le disparan por la espalda porque escapó de un control vehicular con su moto, en el cruce de Saladillo y Bolonia, en el partido bonaerense de Lomas de Zamora. Los cuatro efectivos que participaron del operativo fueron separados de su cargo y están siendo investigados.

Los familiares de la víctima denunciaron que su hijo no estaba armado, que lo atacaron a tiros sin motivo y que se escapó por miedo de que le saquen la moto porque no tenía los papeles en regla.

Sala, que manejaba una moto Rouser negra, fue perseguido unas cuadras por los gendarmes hasta que le dispararon. Se escapó y pudo llegar a la casa de su novia, a ocho cuadras del lugar, donde se desvaneció. Fue trasladado a la Unidad de Pronta Atención de Villa Fiorito y luego al Hospital Gandulfo, donde fue operado y quedó internado con pronóstico reservado.

“El disparo lo recibió por la espalda, apenas arriba de la cintura, cerca de los riñones. Le perforó los intestinos y tuvo orificio de entrada y salida”, contó Osvaldo, el padre del joven.

Los agentes involucrados se presentaron de “manera espontánea” en el juzgado y aseguraron que no le dispararon a la víctima. Según ellos, cuando intentaron pararlo Sala habría dado una vuelta en “U”, comenzaron a correrlo a pie pero no lo alcanzaron.

El caso es investigado por “tentativa de homicidio” por el juez federal Federico Villena, hasta el momento no hay detenidos.