La parroquia de la Natividad del Señor (Mena 2284) funciona como un verdadero polo religioso durante la Semana Santa, con todas las celebraciones que son tradicionales y que se replican en cada templo católico de la ciudad. Por eso, aunque habrá ceremonias en todas las iglesias (hoy a las 9, por ejemplo, el arzobispo monseñor Eliseo Martín y el padre Ignacio concelebrarán la misa crismal en la catedral), el Vía Crucis en barrio Rucci es el que promete convocar como todos los años a una verdadera multitud.

La cita será como siempre mañana, Viernes Santo, a partir de las 20, ya que media hora después la procesión recorrerá el barrio con la cruz a cuestas y junto al padre Ignacio Peries, quien, al término de la caminata, impartirá la bendición a los presentes. Unas horas antes, a las 15, en el barrio también habrá un Vía Crucis para niños, conducido por el equipo de catequesis de la parroquia.

Para brindar un marco de seguridad a la celebración, la Secretaría de Control y Convivencia dispuso desde la madrugada de ese día un operativo del que participarán 200 agentes municipales (de esa repartición, Defensa Civil, Salud, Medio Ambiente y Espacio Público) y otros tantos efectivos de la policía provincial.

También se diagramó un esquema de cortes de tránsito y desvíos (con modificación de recorridos para el transporte público de pasajeros), a partir de las 14, y hasta que culmine la peregrinación. “Confiamos en que el despliegue previsto de parte del Estado municipal junto a la policía garantice la realización ordenada y pacífica de esta celebración tradicional en la ciudad”, indicó el titular de Control y Convivencia Ciudadana, Guillermo Turrín.

Casi en simultáneo, desde las 20, otro Vía Crucis, aunque caracterizado, recorrerá la zona cercana a la catedral. La convocatoria es en el Monumento y portando un alimento no perecedero.

Mañana los colectivos tendrán cambios de recorridos en la zona aledaña a barrio Rucci,