Vecinos de Fray Luis Beltrán se autoconvocaron en un abrazo solidario frente a las puertas del ex Batallón de Arsenales Nº 603, bajo la consigna “No a la cárcel” luego de que se conociera la información de una visita de funcionarios nacionales durante el pasado 13 de marzo a la actual Base de Apoyo Logístico “San Lorenzo”, con fines de desarrollar un proyecto de instalación de una Unidad Penitenciaria Federal.

“El pasado 13 de marzo, el cuartel recibió una visita que puede cambiar la vida de la comunidad. Han llegado funcionarios de los ministerios de Seguridad, Justicia y Defensa, del Servicio Penitenciario y representantes de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, con motivo de proyectar una cárcel federal”, ratificó Leonardo Di Zerio, personal civil del ex Batallón y el único orador del acto.

Acá queremos que se instale un polo productivo, no uno destructivo”, graficó Di Zerio. “Esta ciudad tiene su historia y ahora quieren destruirla”, denunció al trabajador del ex Batallón. “Esto va en contra de la seguridad de la ciudad. Aquí tenemos dos escuelas”, aclaró.

“No estoy sorprendido pero sí contento porque el pueblo está activo, movilizándose con su manera de pensar. Aquí se ve la idiosincrasia del vecino de Beltrán, que quiere vivir con tranquilidad, con seguridad, conociendo al otro vecino y al comerciante. Por eso sería un verdadero desastre que instalasen una cárcel federal”, advirtió el intendente Mariano Cominelli.

“Si este proyecto avanza, iremos por la vía legal, política y social. Buscando el mayor apoyo en Provincia y en Nación. La influencia de una penitenciaría también alcanzaría a las ciudades de San Lorenzo y Capitán Bermúdez”, alertó el intendente beltranense. “Un emprendimiento de estas características requeriría la autorización del Ejecutivo local y del Concejo Municipal”, consideró Cominelli.

“Lo que en un principio debemos conseguir es una respuesta de autoridades nacionales”, señaló el titular de la administración pública local respecto de los pedidos de informe enviados la semana pasada a los ministerios de Seguridad y Justicia de la Nación, que encabezan Patricia Bullrich y Germán Garavano, respectivamente.
“Los canales de diálogo con el gobierno nacional están abiertos. Creemos que nos van a dar una respuesta. Si es sí, intentaremos convertirla en no”, concluyó Cominelli.