Lionel Messi ya dejó atrás el decepcionante capítulo de la Selección Argentina en Madrid. Rápidamente después del encuentro retornó a Barcelona para concentrarse en su equipo.

Allí, las preocupaciones ya se centran en otro tema: si el estado físico que lo marginó de los amistosos albicelestes con Italia y España lo dejarán afuera también de la visita blaugrana a Sevilla, el próximo sábado.

Por lo pronto, Messi se negó a responder las inquietudes de la prensa y se retiró raudo ante sus requerimientos. Sólo atinó a pedir “cuidado” antes de cerrar la puerta de su vehículo.