Centro de Asistencia Judicial

El próximo 10 de abril se conocerá la sentencia contra un empleado judicial acusado de abusar reiteradamente de su hija, quien fue llevado a juicio tras la denuncia de la madre de la niña. La mujer es representada por el Centro de Asistencia Judicial (CAJ) de Vera, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, en el que se considera uno de los juicios más largos desde la puesta en marcha del nuevo proceso penal santafesino.

La madre de la víctima radicó la primera denuncia a comienzos de 2015. Allí dio cuenta de abusos sexuales que su ex cónyuge habría cometido en perjuicio de la víctima a lo largo de seis años. El hombre fue detenido y en junio de 2015 obtuvo la libertad por vencimiento de la prisión preventiva, ocasión en la que -según la imputación- atacó y abusó sexualmente de su hija en la vía pública.

Los abogados del CAJ, Agustina Peralta y Nicolás Vera, informaron que los alegatos de apertura comenzaron el 5 de marzo y que “si todo transcurre como está pautado, restan dos semanas de declaraciones testimoniales (de testigos) y luego una medida muy importante: la reconstrucción del hecho. Los alegatos de cierre serán el 6 de abril y la sentencia se conocerá el 10. Esperamos lograr el máximo de la condena para el acusado”, dijeron los profesionales.

Leer más:

Comienza el juicio oral y público a Manuel Díaz

Por su parte, el director provincial de Acceso a la Justicia y Asistencia Judicial y titular de los CAJ, Feranando Sirk Marezca, declaró que “este proceso ha sido muy extenso y eso significa que el gobierno provincial ha invertido los recursos necesarios para que la víctima se encuentre representada de la mejor manera. Durante todo el trámite, dos abogados han estado abocados exclusivamente al desarrollo del juicio, garantizando que el acceso a la justicia sea una realidad y no una mera de declaración de intenciones”.

LOS CENTROS DE ASISTENCIA JUDICIAL

El objetivo de los Centros de Asistencia Judicial es garantizar el acceso a la justicia por parte de los ciudadanos, ofreciendo contención, respuesta y acompañamiento a víctimas de delitos, así como el servicio de mediación penal. El usuario puede presentarse solicitando respuestas para diferentes problemas en tanto víctima o testigo de un delito. De esa manera comienza a recorrer un camino con el apoyo y asesoramiento técnico de profesionales (abogados, trabajadores sociales y psicólogos).

En otras palabras, el sistema fomenta una respuesta precoz e integral, cubriendo a las personas damnificadas por delitos y eventualmente a sus familiares y referentes próximos, siempre de cara a garantizar los derechos de las víctimas a la información, la justicia, y la reparación.

En el marco del nuevo sistema de enjuiciamiento penal, los CAJ cuentan con legitimación para representar a los damnificados por delitos como querellantes, facultad que engrandece la oferta institucional.