Un nuevo informe confirma que Prince tenía en su cuerpo, al momento de morir, una concentración “extremadamente alta” de fentanilo, un opioide sintético 50 veces más fuerte que la heroína, según precisó la agencia internacional Associated Press. Lo que ratifica que su deceso se produjo a raíz de una sobredosis accidental, según indica la nueva documentación de toxicología sobre la autopsia realizada al músico.

A casi dos años de que el músico de 57 años fuera encontrado sin vida en su casa y estudio de grabación de Paisley Park, en Chanhassen, Minnesota, se conocieron documentos judiciales oficiales que confirman la cantidad de fentanilo que Prince se administró y que, en consecuencia, lo llevó a la muerte. Hasta el momento se desconoce cómo el artista se apoderó del potente fármaco.

La revelación fue hecha por el doctor Lewis Nelson, director del servicio de urgencias de la escuela de medicina de Rutgers, Nueva Jersey, en declaraciones al diario británico The Guardian. “La cantidad en su sangre es extremadamente alta, incluso para alguien que es un paciente con dolor crónico y utiliza parches de fentanilo”, sostuvo el profesional, quien detalló que la concentración de este producto en la sangre del artista era de 67,8 microgramos por litro, cuando se considera que con 58 microgramos alcanza para matar a una persona.
 
En tanto, el informe también destaca que el hígado de Prince contenía 450 microgramos de esta sustancia y que una concentración de 69 microgramos ya es considerada una sobredosis.

En el mismo artículo, el presidente del Colegio Estadounidense de Toxicología Médica, Charles McKay, aseguró que el músico tomó este medicamento por vía oral y que estuvo en su cuerpo durante un tiempo antes de morir.

Figura indiscutible del pop y renovador de la música negra en los años ’80 gracias a obras maestras como Purple Rain (1984) y Sign o’ The Times (1987), el cantante y compositor fue hallado muerto el 21 de abril de 2016 en su residencia de la finca Paisley Park, en la ciudad de Minnesota.