Como toda tecnología novedosa es cara y con el tiempo se va masificando hasta conseguir valores razonables.

Si hablamos de televisores, OLED es la última palabra y Sony es una de las fabricantes que apuesta a esta tecnología.

Cuando Sony los presentó, partían desde los US$5000 en Estados Unidos, y ahora la compañía anuncia que la nueva generación 2018 tendrá un precio (en ese país) que comienza en US$2800 para el modelo de 55 pulgadas y llega a los US$3600 para el de 65 pulgadas.

Esto demuestra que esta tecnología está acomodándose y anticipa un futuro en donde el OLED no sea algo para unos pocos.

Los colores y la calidad del OLED sorprenden frente a otras tecnologías y no podemos esperar a que este tipo de pantallas se conviertan en una realidad de muchos.