Lula da Silva podría ir preso en los próximos días

El día en el que un tribunal de apelación de Brasil le denegó los recursos que puso por la condena a más de 12 años de cárcel que recibió, el expresidente de ese país Luis Inacio Lula da Silva se defendió de las acusaciones de corrupción y cargó las culpas de la difícil situación que vive a los medios y a la Justicia.

“No cometí crímenes. La única explicación que tengo a lo que pasó es que hubo un pacto diabólico entre los medios de comunicación y la Justicia. América Latina está tomado por un proceso nunca visto. Quiero ser candidato y recuperar la autoestima para tener esperanza, alegría y optimismo”, aseguró Lula da Silva en una entrevista.

El ex mandatario atacó a presidente Michel Temer, que accedió al poder luego del impeachment contra Dilma Rousseff, que la sacó de la jefatura de Estado. “Este gobierno eliminó todos los derechos de los trabajadores. Quieren un Brasil débil. A mí me ataca una minoría. El Estado no es neutro, tiene que estar con los más pobres”, opinó.

Lula, también comentó que cuando dejó el poder “dejé a Brasil creciendo” y que ahora “destruyen la soberanía”. “El buen estado es el que distribuye el ingreso, lleva deporte, vivienda, salud y educación. Es preciso que la gente trate con más respeto los problemas de nuestro país. Argentina y Brasil deben trabajar juntos”, cerró.

Cómo sigue el caso de Lula en la Justicia

El ex presidente no podrá ser detenido hasta el 4 de abril aún ya que ese día su caso debe resolverse en la Corte Suprema. Los tres magistrados de la octava sala del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región de Porto Alegre (TRF4) desestimaron por unanimidad los recursos presentados por los abogados de Lula.

El 24 de enero ese tribunal condenó a Lula a 12 años y un mes de prisión, ratificando y ampliando la sentencia del juez de primera instancia federal, Sergio Moro, mentor de la causa Lava Jato.