Imagen de archivo. El día que se produjo la detención de los cuatro delincuentes.

El secuestro de un joven de 20 años ocurrido el 31 de marzo del 2016 en la ciudad de Rosario será objeto de debate en el Tribunal Oral Federal de Rosario próximamente cuando se fije fecha de juicio y sean sentados en el banquillo de los acusados cuatro hombres, entre ellos un santafesino, vinculados al hecho.

Así se dispuso desde el último viernes luego de que la causa sea elevada a juicio oral tras una investigación judicial que fue iniciada por el exfiscal de Rosario, Mario Gambacorta, y que tuvo la participación de la Policía de Investigaciones (PDI) y de la División Antisecuestros de la Policía Federal.

De los cuatro hombres que serán juzgados, se destaca la participación de Diego Sebastián Gamboa, alias “Chamuyo”, quien al momento de su detención se encontraba prófugo de la Justicia provincial de Santa Fe tras haber salido del penal de Las Flores bajo una salida transitoria y nunca haber regresado al establecimiento penitenciario.

Desde ese entonces su captura estuvo activa hasta que fue detenido en el marco de la pesquisa que logró desbaratar a la banda que realizó el inusual e infrecuente secuestro ocurrido en Rosario.

El hecho

La causa fue caratulada por el juez federal de Rosario, Marcelo Bailaque, como “secuestro extorsivo agravado por haberse cobrado el rescate, por el número de intervinientes y por el uso de armas, y robo agravado por la utilización de armas de fuego, en lugar poblado y en banda”.

La calificación aplicada por el magistrado fue luego de que un joven de 20 años haya sido secuestrado –a las 23.45 del 31 de marzo del 2017– por un grupo de hombres que en la esquina de Zuviría y Solís descendieron de un Chevrolet Aveo, cuando este se dirigía a comprar helado.

Unos minutos después, la madre del joven recibió un llamado, donde los extorsionadores le pidieron 100.000 pesos para volver a ver a su hijo con vida. Minutos después, la mujer, aterrada por la situación, llamó al 911 y dio aviso de la angustiante situación.

Esa misma madrugada la mujer juntó como pudo unos 85.000 pesos y colocó, con unas alhajas, todo en una bolsa. Posteriormente recibió un llamado donde le indicaban que tenía que dirigirse en auto a un puesto del Gauchito Gil, ubicado en Acevedo entre Omar Carrasco y Ovidio Lagos. Allí, debió arrojar el dinero sin detenerse. Minutos después, los secuestradores soltaron al joven.

Dos días después, los investigadores lograron dar con las cabezas de la operación. Se trataba de Miguel Ángel Capobianchi, de 56 años, y el santafesino Diego Sebastián “Chamuyo” Gamboa, de 39. Posteriormente, fueron detenidos otros sujetos ligados al secuestro.

De una agencia al secuestro

Gamboa cobró fama en el hampa santafesino cuando en enero de 2014, junto con dos hombres apodados “Los Porteños”, atracaron una agencia de turismo ubicada en Pedro Díaz Colodrero al 1600.

Dos días después, hicieron lo mismo en una estación de servicio de avenida General Paz y su intersección con Pedro Díaz Colodrero.

Aquel episodio logró ser esclarecido y el trío quedó a disposición de la Justicia provincial. El 21 de marzo, el juez de Instrucción Octava, Diego Andrés de la Torre, los procesó por “robo calificado por el uso de arma de fuego”.

En agosto de ese año, “Chamuyo” acordó una pena por cuatro años de prisión efectiva tras hacerse responsable del delito de coautor de robo agravado por el uso y portación de arma de fuego en el marco de un juicio abreviado que estuvo a cargo del fiscal Nº 7, Jorge Andrés, y el abogado defensor Julio Alfonso Garrone.

Aquella sentencia debía culminar el 25 de enero pasado pero tras obtener su segunda salida transitoria en la Unidad Penitenciaria Nº 2 de Las Flores, el 25 de abril del 2016, no volvió al penal.