Los casos más comunes de muerte por el uso del celular en el baño se dan porque se usa el teléfono en la ducha o por las bacterias que quedan en el aparato al ingresar, sobre todo, en baños públicos.

Zhang tong-jun, un hombre de 24 años que vive en Chongqing, China, quedó paralizado al permanecer demasiado tiempo en el baño. Era un adulto sano, sin ninguna enfermedad previa al extraño suceso.

Fue al baño con su celular y luego de 30 minutos, su hermano lo encontró en el suelo inconsciente. Inmediatamente fue llevado al hospital pero para entonces ya estaba paralizado.

El doctor explicó que el sujeto había mantenido la misma posición por demasiado tiempo, lo que limitó el flujo sanguíneo en el cuerpo. Además, la circulación de aire en el baño era muy mala porque era un espacio muy pequeño. Entonces, cuando se paró repentinamente luego de estar sentado mucho tiempo, las posibilidades de sufrir deficiencia de oxigenación en su cerebro eran muy altas.

Bastó esa media hora, que aprovechó para el ocio, para quedar paralítico.

No es el primer extraño caso

En junio del 2007, Xiao Jinpeng, de 22 años, murió cuando su teléfono explotó sin razón aparente, sin embargo, luego de las investigaciones, las autoridades determinaron que el baño en su lugar de trabajo contaba con tanta humedad, que al entrar en contacto con la batería de Litio, el celular estalló haciendo que algunos fragmentos del aparato se incrustaran en sus ojos provocándole una grave lesión en el cerebro, que prácticamente acabo con su vida de forma instantánea.